Mi casita de telas *tesoros

Este año creo que he sido muuuuuy buena, porqué los Reyes me han traído esta maravilla. Hecha a mano por mi querida cuñada pequeña, con una selección preciosa de telas y bieses, entre otras cosas.

Organizador de telas

Organizador de telas

Organizador de telas

Organizador de telas

Organizador de telas

¡Por favoooooor! ¿Como os quedáis? Yo cada vez que lo miro se me cae la baba. (Nota mental para este fin de semana: organizar el taller para poner mi casita de telas)

Dejando atrás las cunas.

Había dos veces, dos peques que llevaban pañales, comían teta y hablaban palabras parecidas a algunas que tienen sentido, pero poco a poco crecían, los que las veían de vez en cuando decían que crecían rápido, pero este es otro tema. Y ahora juegan y juegan, y dibujan gatos y abejas, y duermen a las muñecas.
Y cuando uno crece (en cualquier sentido), todo lo que le envuelve cambia, y así, sin más, las peques dejaron las cunas atrás para dormir en unas preciosas camas verdes compañeras perfectas de lecturas de cuentos y de sueños preciosos.